Eliminar y prevenir el mal aliento o halitosis

El mal aliento o halitosis se produce por la
descomposición bacteriana de restos de alimentos entre los dientes, de
saliva, de células de la mucosa oral o de sangre que generan sustancias
volátiles y componentes de sulfurados.

Debido a esta producción de sustancias, la mayoría de las halitosis tienen su origen en la cavidad oral como uno de los primeros síntomas de un problema de encías y asociado a una higiene oral escasa, presencia de placa y sarro.

El peor evaluador del mal olor es el propio individuo y los estudios
han demostrado claramente la incapacidad de la propia persona para medir
la magnitud de su halitosis. A menudo, las personas que sufren
halitosis toman conciencia de este problema cuando un familiar, un
compañero de trabajo o un amigo se lo hacen saber. Algunos de los síntomas más frecuentes son:

  • Presencia de una capa blanca o amarillenta en la lengua.
  • Boca seca, saliva espesa, lengua ardiente.
  • Sabor desagradable por la mañana.
  • Peor después del consumo de alcohol, tabaco, café, productos lácteos o dulces.
  • Las personas del entorno me ofrecen chicles o pastillas de menta muy a menudo.
  • La gente aparta la cara o da un paso atrás.
  • Sabor ácido, amargo o metálico persistente.

Tratamiento del mal alientoHoy en día se puede medir
objetivamente los olores que se originan en la cavidad oral mediante la
utilización de herramientas de alta tecnología, uno de ellos es el
cromatógrafo de gases, un instrumento de medición que registra la
concentración de los diferentes compuestos de sulfuros volátiles
pudiendo así hacer un buen diagnóstico del origen de la halitosis.

Es importante que el dentista diagnostique la procedencia del problema y remita al paciente al médico especialista más adecuado.

Muchas veces el mal aliento no se diagnostica correctamente atribuyéndolo injustamente a una enfermedad del estómago, a una pulmonía o una sinusitis. Se ha comprobado que el mal aliento se origina en un 90 por ciento de los casos en la boca y no en el aparato digestivo, los senos nasales o los pulmones.

Está también demostrado que la verdadera causa del mal aliento se debe a compuestos sulfurosos producidos por bacterias
anaerobias que viven en la superficie de la lengua y la garganta. Este
grupo de bacterias sobrevive y prolifera en un ambiente oral carente de
oxígeno. Por ello estas bacterias se sitúan en zonas de la cavidad oral
donde el oxígeno llega difícilmente como la encía que hay entre los
dientes, la parte trasera de la lengua y la faringe, entre los dientes,
las bolsas periodontales y otros sitios difíciles de limpiar.

Prevenir el mal aliento

  • Cepíllese los dientes por lo menos dos veces todos los días con una crema dental con flúor.
  • Asegúrese de cepillarse a lo largo del borde de la encía al igual que en todas las superficies de los dientes.
  • Use el cepillo de dientes para limpiarse la superficie de la lengua.
  • Pásese seda dental por lo menos una vez al día para remover la comida que queda atrapada entre sus dientes.
  • Evite ciertos alimentos que hacen que le dé mal
    aliento, como la cebolla, el ajo y el pastrami. Las bebidas que
    contienen alcohol con frecuencia causan mal aliento.
  • Evite usar productos derivados del tabaco.
  • Algunas veces una boca seca puede tener un olor desagradable.
  • Vaya a ver a su dentista dos veces al año para que le limpien los dientes.
Comparte con tus amigos...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

animatrionix

animatrionix escribió 25 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>