viernes, 10 de febrero de 2017

Beneficios de la sàbila para la salud


La sábila es un complemento perfecto para tu rutina de belleza, sus agentes antisépticos nos ayudan a desinfectar la piel y favorecen la eliminación de células muertas.



Beneficios de la sàbila



Diabetes

La sábila tiene propiedades que ayudan a reducir el colesterol y mejoran la circulación. Varias investigaciones han llegado a la conclusión que esta planta tiene propiedades que regulan la glucosa del organismo y por eso ha sido considerada como un  antidiabético. La sábila ayuda a regular los niveles de triglicéridos y reduce la glucosa en algunos casos de diabetes tipo II.


Problemas digestivos
La sábila es una gran aliada para mejorar la digestión y tratar los problemas del aparato digestivo. Estudios han comprobado que esta planta favorece la absorción de nutrientes, ayuda a eliminar los gérmenes nocivos en el aparato digestivo, actúa como un reconstructor de la flora intestinal, es eficaz para atacar las bacterias que producen las úlceras estomacales, entre otros.

Asma

La sábila funciona como un buen antihistamínico y actúa como dilatador de los bronquios. Es ideal para tratar problemas respiratorios y reduce notablemente el asma.

Piel

La planta de sábila es una de las más conocidas para la cosmética, la belleza y el cuidado de la piel. Sus propiedades cicatrizantes, humectantes y regeneradoras, hacen de esta planta un aliado muy especial para mantener la belleza de la piel y tratar algunas dolencias y/o afecciones que puedan aparecer en ella. Sus agentes antisépticos son ideales para desinfectar la piel, favoreciendo la eliminación de células muertas para que la piel se vea más joven y saludable. Es ideal para reducir las cicatrices, calma el dolor de las quemaduras, suaviza, calma irritaciones, cura el acné, mejora el flujo sanguíneo, entre otros.
 

Mejora las defensas

Esta planta es rica en vitaminas y minerales ideales para mantener un mejor funcionamiento del organismo y tratar algunos problemas de salud. Consumir  sábila cuando hay debilidad por alguna enfermedad ayuda a mejorar las defensas, ya que los adaptógenos ayudan al cuerpo a sobreponerse antes los cambios que producen los virus y el estrés.

Disminuye las grasas del organismo

Contiene 22 aminoácidos, de los cuales 8 son infaltables para el organismo. Sus propiedades depurativas son ideales para limpiar el organismo de todo lo que no necesita y además ayuda a eliminar la grasa que se acumula en ciertas partes de nuestro cuerpo. Esta planta también cuenta con 3 esteroles vegetales, que reducen la grasa en la sangre, alivian alergias y curan la indigestión.

Fortalece el sistema inmune

Consumir sábila fortalece el sistema inmunológico, haciéndolo resistente ante los virus o enfermedades.  Esta planta es rica en polisacáridos, los cuales estimulan los macrófagos, más conocidos como las células blancas en la sangre, quienes se encargan de combatir los virus.

Anti-inflamatorio natural

Tiene propiedades que reducen la oxidación del ácido araquidónico y gracias a esto reduce la inflamación. En este caso se puede ingerir directamente o aplicarse como un tópico sobre la zona afectada. La sábila es ideal para tratar golpes, funciona como un calmante y da fuerza.

Por esta propiedad tan importante, la poderosa planta ha sido utilizada para tratar pacientes con esguinces, torceduras, artrosis o artritis.


Fuente: https://mejorconsalud.com/8-beneficios-de-la-sabila-para-tu-salud/

jueves, 3 de marzo de 2016

Lumbago o dolor de espalda


Los pacientes con lumbago piden una radiografía, algunos médicos apuestan por la fisioterapia y otros, por las escuelas de la espalda. Pese a que el dolor lumbar es uno de los problemas más frecuentes, son numerosas las incertidumbres sobre cuáles son las mejores herramientas para diagnosticarlo y tratarlo.
 
El Colegio Americano de Médicos, en colaboración con la Sociedad Americana del Dolor, acaba de revisar las evidencias disponibles sobre esta dolencia. Sus conclusiones, publicadas en la revista ‘Annals of Internal Medicine’, se resumen en siete consejos.
Examen físico e historial médico

El 85% de las lumbalgias no se pueden atribuir a una enfermedad o anomalía concreta (son los llamados dolores de espalda no específicos). Cuando llegue a la consulta un paciente con lumbalgia, es recomendable realizar un historial clínico y un examen físico para determinar si el dolor es de causa inespecífica o podría deberse a un problema grave, como un cáncer, una fractura o una hernia discal. “Ninguna evidencia sugiere que etiquetar a la mayoría de los pacientes con lumbalgia empleando herramientas diagnósticas específicas mejore los resultados”, advierten los autores, quienes sí recomiendan, por el contrario, estudiar factores psicológicos o sociales (depresión, insatisfacción laboral…), que podrían retrasar la recuperación.
No a las pruebas de imagen
Por regla general, el paciente con dolor lumbar inespecífico no debería someterse a pruebas de imagen u otras herramientas diagnósticas. No contribuyen a que el afectado evolucione mejor y, por el contrario, le someten innecesariamente a una cantidad considerable de radiaciones u otras molestias. Una radiografía simple de la columna equivale a realizarse diariamente una radiografía torácica durante más de un año. Los rayos X sólo se aconsejan cuando se sospeche que el paciente puede tener una fractura vertebral. Las pruebas más modernas (TAC y resonancia) tampoco son aconsejables en estos casos: suelen encontrar anomalías sin importancia que, aunque no son las causantes del dolor, pueden llevar a intervenciones innecesarias.
Cuándo hacer una resonancia
Si el afectado presenta un déficit neurológico grave o progresivo, sí debería someterse a un TAC o, preferiblemente, una resonancia magnética. También deben pasar por el escáner aquellos pacientes en los que el examen físico haya sugerido alguna enfermedad subyacente (síndrome de cauda equina, infección vertebral, un tumor…)
Reexaminar lumbalgias y ciáticas persistentes
Si el paciente presenta durante más de un mes dolor lumbar y en la pierna (indicio de una hernia discal o una estenosis espinal), habrá que realizarle una prueba de imagen. Las hernias discales suelen mejorar en cuatro semanas sin tratamiento invasivo. Sin embargo, si la lumbalgia dura más de un mes y hay indicios de radiculopatía (una hernia discal que comprime una raíz nerviosa) o estenosis espinal (un estrechamiento del canal por el que pasa la médula), es hora de plantearse administrar inyecciones epidurales de esteroides o, incluso, una intervención quirúrgica. Por eso, es preciso realizar una prueba de imagen para comprobar si el paciente es candidato a estas intervenciones más agresivas.
La información, vital
El médico debe dar todo tipo de información al paciente: sobre la previsible evolución del problema (el pronóstico suele ser favorable), sobre la conveniencia de mantenerse activo y sobre algunas sencillas medidas que puede poner en práctica el propio enfermo (los llamados autocuidados). Leer libros educativos sobre el problema, utilizar un colchón de firmeza media o la aplicación de calor son algunos de los trucos que mejoran las lumbalgias.
La utilidad de los fármacos
Los fármacos son una terapia eficaz a corto plazo, pero siempre combinados con la información y los autocuidados. El paracetamol y los antiinflamatorios (como ibuprofeno o naproxeno) son buenas opciones en la mayoría de los afectados, así que serán los fármacos de primera elección. Los autores no apuestan por un medicamento concreto: cada uno tiene unas ventajas e inconvenientes (paracetamol es menos potente, pero con menos efectos adversos), con lo cual su elección dependerá de cada paciente. También los antidepresivos tricíclicos (lumbalgias crónicas) y los relajantes musculares (dolores agudos) han demostrado que alivian el dolor a corto plazo.
Y cuando no funcione nada, terapias alternativas
Si no funcionan ni la información, ni los autocuidados, ni los fármacos, es el momento de recurrir a estrategias no farmacológicas. Aunque el trabajo ha evaluado 17 terapias de este tipo, sólo algunas resultan eficaces. En los casos agudos (menos de cuatro semanas), lo único que resulta es la manipulación espinal, ya sea quiropráctica u otra técnica, aunque los beneficios son moderados.
Cuando el dolor se prolonga entre uno y dos meses (subagudo), la revisión apuesta por una rehabilitación multidisciplinar (consulta con el médico, fisioterapia, terapia psicológica…). Finalmente, cuando el dolor se cronifica (más de ocho semanas), hay diversas terapias que han demostrado su utilidad: acupuntura, ejercicio, masajes, terapia conductual, relajación, manipulación espinal y rehabilitación interdisciplinar. Como su eficacia es similar, la elección de una u otra estrategia dependerá de las preferencias del paciente, el coste, la conveniencia y la disponibilidad de un terapeuta capacitado.
Estas son las recomendaciones actuales del grupo de expertos reunido por el Colegio Americano de Médicos y la Sociedad Americana del Dolor, pero los autores no descartan que, a medida que aparezcan nuevas investigaciones, se validen otras terapias o estos consejos varíen. Las actuales pautas se basan en el análisis de revisiones recientes sobre el dolor de espalda: 40 revisiones y 21 ensayos clínicos sobre terapias no farmacológicas y siete revisiones sobre medicamentos.
elmundo salud

Maquillaje con estilo natural

Muchas mujeres que aparentemente no van maquilladas y se ven perfectas, utilizan el look natural, que al contrario de lo que parece, sí necesita maquillaje. El secreto está en utilizar los productos correctos y en la cantidad precisa para resaltar tu belleza sin que se note.Vamos a ver paso a paso cómo se puede conseguir este aspecto.
Preparación de la piel
Para conseguir este look lo ideal es partir de una buena base, es decir, de una piel sana y bien hidratada.
Acostúmbrate a beber mucha agua, mantener la cara permanentemente limpia y cuidar la piel del sol.
Base de maquillaje
Elige una base apropiada para tu tipo de piel, procurando que sea lo más ligera posible. Las bases de maquillaje muy cubrientes se notan demasiado y no es ese el efecto que buscamos. Lo que queremos es igualar el tono de piel sin que se note que estamos usando maquillaje.
También puedes optar por una crema hidratante con color.
Aplíca la base con una esponja húmeda difuminando muy bien. Incluso puedes aplicartela sólo en las zonas donde sea necesaria, y no en toda la cara.
Corrector
Con el corrector, recuerda siempre que menos es más. Aplícatelo sólo en las zonas en las que sea estrictamente necesario, es decir, en granitos o rojeces, o bajo los ojos para disimular las ojeras.
Colorete
Date un toque de color en las mejillas con un colorete en crema. Elije un tono rosado o melocotón. Si eres piel pálida evita los marrones porque el efecto es mucho más recargado. Tiene que parecer que ha sido el sol el que ha sonrosado tus mejillas.
Los ojos
En vez de ponerte varios colores en los párpados, lo cual está muy bien para salir por la noche, elige un sólo tono. Aplícate una capa fina de sombra por todo el párpado, junto con eyeliner y máscara de pestañas preferentemente en tonos marrones.
Los labios
Mejor que barra de labios y perfilador, ponte un poco de brillo, que además dará más volumen a tus labios. Eso sí, mantenlos siempre muy bien hidratados.
Con un poco de práctica dominarás el look natural, que al principio no es tan fácil de conseguir como parece. En el mercado existen multitud de productos y tendrás que probar un poco hasta conseguir aquellos que van mejor a tu tono de piel.

Eliminar y prevenir el mal aliento o halitosis

El mal aliento o halitosis se produce por la descomposición bacteriana de restos de alimentos entre los dientes, de saliva, de células de la mucosa oral o de sangre que generan sustancias volátiles y componentes de sulfurados.
Debido a esta producción de sustancias, la mayoría de las halitosis tienen su origen en la cavidad oral como uno de los primeros síntomas de un problema de encías y asociado a una higiene oral escasa, presencia de placa y sarro.
El peor evaluador del mal olor es el propio individuo y los estudios han demostrado claramente la incapacidad de la propia persona para medir la magnitud de su halitosis. A menudo, las personas que sufren halitosis toman conciencia de este problema cuando un familiar, un compañero de trabajo o un amigo se lo hacen saber. Algunos de los síntomas más frecuentes son:
  • Presencia de una capa blanca o amarillenta en la lengua.
  • Boca seca, saliva espesa, lengua ardiente.
  • Sabor desagradable por la mañana.
  • Peor después del consumo de alcohol, tabaco, café, productos lácteos o dulces.
  • Las personas del entorno me ofrecen chicles o pastillas de menta muy a menudo.
  • La gente aparta la cara o da un paso atrás.
  • Sabor ácido, amargo o metálico persistente.
Tratamiento del mal alientoHoy en día se puede medir objetivamente los olores que se originan en la cavidad oral mediante la utilización de herramientas de alta tecnología, uno de ellos es el cromatógrafo de gases, un instrumento de medición que registra la concentración de los diferentes compuestos de sulfuros volátiles pudiendo así hacer un buen diagnóstico del origen de la halitosis.
Es importante que el dentista diagnostique la procedencia del problema y remita al paciente al médico especialista más adecuado.
Muchas veces el mal aliento no se diagnostica correctamente atribuyéndolo injustamente a una enfermedad del estómago, a una pulmonía o una sinusitis. Se ha comprobado que el mal aliento se origina en un 90 por ciento de los casos en la boca y no en el aparato digestivo, los senos nasales o los pulmones.
Está también demostrado que la verdadera causa del mal aliento se debe a compuestos sulfurosos producidos por bacterias anaerobias que viven en la superficie de la lengua y la garganta. Este grupo de bacterias sobrevive y prolifera en un ambiente oral carente de oxígeno. Por ello estas bacterias se sitúan en zonas de la cavidad oral donde el oxígeno llega difícilmente como la encía que hay entre los dientes, la parte trasera de la lengua y la faringe, entre los dientes, las bolsas periodontales y otros sitios difíciles de limpiar.
Prevenir el mal aliento
  • Cepíllese los dientes por lo menos dos veces todos los días con una crema dental con flúor.
  • Asegúrese de cepillarse a lo largo del borde de la encía al igual que en todas las superficies de los dientes.
  • Use el cepillo de dientes para limpiarse la superficie de la lengua.
  • Pásese seda dental por lo menos una vez al día para remover la comida que queda atrapada entre sus dientes.
  • Evite ciertos alimentos que hacen que le dé mal aliento, como la cebolla, el ajo y el pastrami. Las bebidas que contienen alcohol con frecuencia causan mal aliento.
  • Evite usar productos derivados del tabaco.
  • Algunas veces una boca seca puede tener un olor desagradable.
  • Vaya a ver a su dentista dos veces al año para que le limpien los dientes.

Los beneficios del té verde

Al té verde se le atribuyen innumerables propiedades saludables. Lo mejor es que casi todas ellas están avaladas científicamente, en particular, su gran poder como antioxidante natural.
Conozca más sobre esta milenaria infusión e incorpórela a su dieta diaria.

El té es la bebida más consumida en el mundo después del agua. Una de sus variedades es el té verde, muy apreciada en oriente y a la que se le atribuyen propiedades saludables tan diversas como la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, control del peso corporal, actividad antibacteriana y antivirásica, propiedades antidiarreicas, protección frente a las radiaciones ultravioleta; asimismo, se ha constatado su utilidad en la salud oral, donde se le atribuye colaborar en la prevención de aparición de caries y enfermedad periodontal, y en cosmética.

Poder antioxidante
Los científicos han centrado su trabajo en este tipo de té porque no sufre el proceso denominado “fermentación” del té negro, con lo cual las catequinas aparecen intactas con todo su poder antioxidante, demostrado tanto en estudios in vitro como in vivo.
Entre estas catequinas destaca su elevado contenido en EGCG, que es biológicamente la más activa. Además, el té verde contiene minerales y otros compuestos que incrementan aún más este poder antioxidante. Por otra parte, según los investigadores, cabe reseñar su menor contenido en cafeína, respecto al té negro y a otras bebidas estimulantes, y que se trata de una bebida natural, refrescante, agradable y accesible, y por tanto, “una alternativa a otras bebidas menos saludables”.
En la actualidad, la mayoría de estos efectos están avalados por estudios científicos, en especial, todas las propiedades relacionadas con su actividad antioxidante. No obstante, según los investigadores, entre los diversos autores aparecen discrepancias respecto al consumo óptimo para que se manifiesten los efectos. Por supuesto, señalan que “el consumo debe ir acompañado de hábitos de vida saludables”.
A la vista de todos los estudios revisados y discutidos, los científicos consideran que la incorporación de un consumo regular de té verde a las dietas occidentales, puede contribuir a la ingesta total de antioxidantes, con la correspondiente repercusión positiva sobre la salud. Además, aseguran que, “es preferible el té verde en hojas o comprado a granel al empaquetado en bolsitas”.

Alopecia, la caída del cabello

La pérdida parcial o total del cabello se denomina alopecia y se desarrolla gradualmente. Puede darse por parches o en forma difusa en toda la cabeza y por distintas causas, pero afortunadamente, hoy en día el 90% de las alopecias hormonales tienen solución si se tratan de forma adecuada.
Existen distintos tipos de alopecias, siendo las más comunes la difusa, la androgenética, la areata y la cicatricial.

La alopecia areata es una enfermedad de base autoinmune, de etiología multifactorial, que se caracteriza por áreas alopécicas no cicatriciales, asintomáticas y que afecta, aproximadamente, al 2% de los pacientes que acuden al dermatólogo.

La enfermedad puede aparecer a cualquier edad, aunque es más frecuente entre los 20 y 50 años y afecta por igual a hombres y a mujeres.

La alopecia cicatrizal es una forma de calvicie producida por la formación de una cicatriz en las dermatosis como en el lupus eritematoso, evolucionando usualmente a calvicie permanente.
Las alopecias de tipo hormonal son aquellas en las que la testosterona se convierte en dihidrotestosterona (DHT), causante de la caída del pelo, y tienen solución si se tratan de forma adecuada, a tiempo y en las primeras fases de la caída del cabello.
La finasterida es uno de los mejores tratamientos hormonales contra la calvicie, ya que consigue que el vello capilar “se convierta en pelo”.
La eficacia contrastada de este tratamiento oral se basa en la acción inhibidora que ejerce en la 5-alfa-reductasa de tipo II, una enzima intracelular que metaboliza la testosterona para convertirla en un andrógeno más potente, la dihidrotestosterona (DHT). Esto es, el verdadero causante de la caída del pelo, responsable también del acné, los problemas de la próstata, el crecimiento del vello en las orejas, la barba, etc.
Técnicas quirúrgicas
Los cabellos humanos no crecen uno por uno sino por grupos de cabellos. Si utilizamos un microscopio, se puede observar que los cabellos crecen por pequeños grupos de 1 a 4. Estos grupos se llaman unidades foliculares.
Transplante es sinónimo de: Microinjerto, Microtrasplante, Implante o Injerto.
Trasplantación Folicular: Desplazamiento de unidades foliculares de su lugar de origen hasta otro sitio.
  • Injertos de cuero cabelludo: es un técnica quirúrgica en la que se extrae cabello de la zona donante (normalmente la occipital) y se implanta en la zona receptora (por lo general la zona superior). Se realiza bajo anestesia local.
    En cada intervención se pueden llegar a implantar de 2.500 a 3.000 folículos. No existe posibilidad de rechazo ya que, al ser un injerto de la propia persona, no hay elemento o tejido extraño que se incorpore al organismo.
  • Colgajos de cuero cabelludo: Sus resultados son más rápidos que con los injertos, con una mayor densidad de cabellos, aunque técnicamente son más difíciles y tienen un pequeño riesgo de fracaso parcial en su extremo.
  • Reducciones de tonsura: o lifting de cuero cabelludo. Consiste en quitar zona calva y estirar los bordes de la corona. Está indicada para calvicies intermedias. Su objetivo es eliminar las zonas desnudas. Los resultados serán buenos cuando el cuero cabelludo sea flexible y se despegue con facilidad. Tiene el inconveniente de dejar cicatrices grandes.
  • Procedimientos de expansión: está indicada para grandes calvicies. Necesita varias operaciones y consiste en poner, debajo del cuero cabelludo ganchos laterales conectados por una goma elástica que van juntando progresivamente los bordes.
    Esta técnica tiene como finalidad desplazar una banda de cuero cabelludo de la zona temporal a la zona de calvicie o receptora. Se practica bajo anestesia general y se utiliza en casos extremos. La principal desventaja de la técnica es el tiempo tan prolongado en el que el sujeto se encuentra deformado durante el proceso. Por ello se reserva para pacientes muy motivados.
  • Técnica de los balones hinchables: se asemeja a la técnica de los extensores con la diferencia de que, en vez de poner una banda elástica debajo de la piel, se pone un balón que se rellena progresivamente, cada semana, de suero fisiológico. Al ir hinchándose hasta alcanzar el volumen deseado irá provocando la expansión del cuero cabelludo, y por lo tanto aumentando la superficie con pelo. Requiere, como es lógico, dos intervenciones, una para colocar el expansor y otra para retirarlo.
En nuestra piel tenemos células madre epidermales que son las encargadas de producir los folículos pilosos y las glándulas sebáceas. Cuando la piel envejece el número de folículos pilosos disminuye y el número de glándulas sebáceas aumenta, por lo que la piel se vuelve más grasienta, originando la alopecia o pérdida del cabello.
Según un estudio, el gen Smad7 es el responsable de que esto ocurra, ya que con la edad la expresión de este gen se incrementa, y el estudio demuestra que aumentando la cantidad expresada de este gen, la piel se vuelve grasienta, con mayor número de glándulas sebáceas y menor cantidad de folículos pilosos, lo que da origen a la alopecia.

Consejos para una alimentación sana

Tome el tiempo necesario para comer y masticar muy bien los alimentos. Después cenar procure que pase el tiempo suficiente para hacer la digestión antes de ir a dormir.
Organice la alimentación diaria en cuatro comidas principales.
Al cocinar utilice métodos que no requieran grasa, como vaporeras, horno, parrilla, plancha o microondas. Evite frituras y salteados.

Cocine frutas y verduras preferentemente con cáscara y en trozos grandes.
Cocine los alimentos sin sal, agréguela al finalizar la cocción y en cantidades moderadas; puede condimentar las preparaciones con hierbas aromáticas como perejil, estragón, tomillo, laurel, pimienta o ajo para realzar el sabor de sus comidas.
Evite consumir infusiones inmediatamente después de comer. Espere por lo menos una hora.
Consuma poca sal y elimine aquellos alimentos muy salados como quesos picantes o sopas envasadas.

Elija pollo sin piel, pescado o pavo, y busque cortes magros de carnes rojas.
Consuma mínimo dos raciones de frutas y tres de verduras al día, para obtener la cantidad adecuada de fibra, vitaminas y minerales.

Prefiera cereales integrales y pan integral para mayor consumo de fibra y saciedad, como así también aumente el consumo de legumbres como lentejas, porotos, garbanzos, habas y soja, que además son buena fuente de proteínas vegetales.

Evite salsas aceitosas y ricas en grasas para acompañar sus platos.
Beba al menos 2 litros de líquidos diarios, preferentemente agua.
En momentos de ansiedad, reemplace una comida por otra actividad.
Su alimentación debe ser variada. No olvide ningún grupo de alimentos.
No abuse de la cantidad de alimentos hipercalóricos e insanos.
Use aceite de oliva en las comidas. Una cucharada al día ayuda a mantenerse sano por sus ácidos grasos monoinsaturados.